Sugerencias
COLUMNAS PERIODÍSTICAS

YULL Y GUSTAVO SUEÑAN CON GRANDES SATISFACCIONES CON I HAVE A DREAM


YULL Y GUSTAVO SUEÑAN CON GRANDES SATISFACCIONES CON I HAVE A DREAM

El apabullante triunfo de la tordilla I Have a Dream la semana pasada hacen soñar con cosas mayores a sus propietarios que ya tuvieron satisfacciones clásicas en campañas anteriores con Antártico y El Gran Blanco, defensores de los simpáticos colores del stud El Primo.
Yull Balarezo y su socio Gustavo Majluf son hípicos de toda la vida y no dejan de concurrir a Monterrico. Ambos se sientan en mesas ubicadas en el tercer piso de la Tribuna de Socios.
El primero es hijo del ingeniero Jaime Balarezo, propietario del stud Nuestra Señora de Guadalupe. El segundo, lo es, de Kiko Majluf, fundador del sud Santa Marina, la ecurie de Embassyto y Lady Embassy que tantas satisfacciones le dieron años atrás.
Yull vive la hípica con su esposa, con su pequeña hija y con sus amigos del tercer piso. Es un apasionado de los caballos y de las carreras de caballos. Suele vacilarme de lo lindo con bromas muy seguidas llamándome, por mi edad, “Matusalem”, pero me tiene gran estimación y es asiduo lector de mis columnas que escribo en Prismático. Es hípico desde pequeño, al igual que sus familiares, y permanentemente está renovando su caballada adquiriendo productos procedentes de haras nacionales. 
Forma una buena dupla con Gustavo Majluf, su socio y amigo de muchos años. En campañas anteriores tuvieron la satisfacción de ver ganar a Antártico y a El Gran Blanco en pruebas clásicas de importancia.
Antártico, con la conducción de José Retes, ganó luchando el clásico Claudio Fernández Concha en los 1800 metros en la grama la primera corona corrida en el 2015. Esa vez, casi le da un infarto, al Primo, pues a media cabeza terminó Riff, mientras que Dixie Wave fue tercero. Su potrillo ingresó por primera vez al campo clásico y terminó saliendo de perdedores en tan importante prueba que, al mismo tiempo, significó su primer triunfo clásico para un hijo del padrillo Riviera Cocktail, semental del haras Rancho Fátima.
Y un año después, en otra allegada de infarto, El Gran Blanco con los colores del stud El Primo les brindaba otra alegría al imponerse en el clásico Postin en noviembre del 2016, llevado acertadamente por Carlos Trujillo que angustiosamente pudo contener la poderosa atropellada de Tequila Blue por el medio y Soy Realidad por fuera. Le tuvimos que dar de beber agua de azahar para controlar los nervios de Yull mientras esperaba el resultado de la foto.
Este año tiene como gran promesa a I Have a Dream, otro hijo de Riviera Cocktail , propio hermano de El Gran Blanco del haras Rancho Fátima. Por la forma como debutó, apabullando a sus rivales, es llamada a ser figura en el campo clásico. El 29 de abril, en su carrera de debut, ganó de punta a punta y como quiso, en una condicional para productos de 2 años corrido en la grama sobre los 1300 metros. Esta vez, Yull no tuvo mayores preocupaciones. Su tordilla ganó por más de 5 cuerpos mostrando innatas condiciones para superar a Letal Justice y Reserva, bien conducida por el aprendiz Favinho Villa y presentada en la mejor de sus formas por Martín Casis.
Por coincidencia los tres son descendientes del padrillo Riviera Cocktail criados en el prestigioso haras Rancho Fátima. 
Entonces tienen los socios del stud El Primo razón para soñar.


Juan José Esquerre Pasco

Noticias Relacionadas