Sugerencias
COLUMNAS PERIODÍSTICAS

EL FAMOSO BUFFALO BILL Y LA CARRERA MÁS LARGA DEL MUNDO


EL FAMOSO BUFFALO BILL Y LA CARRERA MÁS LARGA DEL MUNDO

Buffalo Bill Cody

Cuántas veces los estimados lectores deben haber escuchado hablar, leído o visto películas sobre historias relacionadas con Buffalo Bill Cody, una leyenda del viejo oeste americano.

Este fue un soldado del Ejército Americano donde se desempeñó como explorador entre 1868 y 1872, llegando incluso a ser condecorado con la Medalla de Honor. Muchas de sus historias fueron llevadas a la cinematografía y en el papel principal actuaron los más famosos actores como Paul Newman y Gary Cooper, entre otros.

Pues bien, este mismo personaje, de carne y hueso, fue el responsable principal para la programación de lo que se llamó “La Carrera de Caballos Más Larga de la Historia” en 1893, haciendo realidad algo que inicialmente parecía una broma. Esta competencia tuvo un recorrido de mil millas (1,609 kilómetros) a campo traviesa. 

Crónicas de esa fecha, dan cuenta que en 1893, el director del pequeño periódico del poblado de Chadron, Nebraska, convencido de la superioridad del caballo de silla del oeste, en cuanto a fortaleza y resistencia, propuso para probarlo la organización de tal carrera. La noticia inicialmente parecía una broma, pero se extendió hacia el este y hacia el oeste de Estados Unidos, hasta las costas del Atlántico y del Pacífico.

Los servicios de noticias la difundieron, casi todos en plan jocoso, pero bastó que interviniera Buffalo Bill para que el evento tomara seriedad y se hiciera realidad, cuando aquel ofreció un premio de 500 dólares al ganador a condición de que la carrera terminara en su Wild West Show en Chicago.

Chadron aceptó la propuesta y se designó un Comité Organizador, consiguiéndose otros auspiciadores, elevándose el premio a Mil Dólares. Pero además, Montgomery Ward, la famosa casa de ventas de catálogos ofreció para el ganador de la extensa carrera una silla fina y la casa Colt uno de sus famosos revólveres de calibre 44 con cachas de marfil.

Se fijaron entonces diez reglas para la carrera. Sería una carrera abierta a cualquiera con caballos nacidos y criados al oeste del Mississippi; el jinete debía pesar no menos de 150 libras con silla de montar; cada jinete podría usar dos caballos; y lo más importante ninguno de los jinetes debería molestar a sus rivales debiendo correrse limpiamente en tramo alguno.

Se registraron jinetes y caballos de diferentes estados, pero solo nueve quedaron calificados para intervenir en la carrera. Ocho de ellos decidieron llevar dos caballos, solo José Campbell, de Watkins, Colorao, prefirió llevar solo uno. Cinco de los anotados eran de Nebraska y los otros de Kansas, Dakota del Sur (2) y Colorao. 

A las 5.45 de la mañana del día 13 de Junio de 1893, ante más de 3 mil espectadores, se dio la largada, cuando el Presidente del Comité Organizador, James Hartzell, salió al balcón principal del Hotel e hizo un disparo al aire, que era la señal de partida.

Durante los tres primeros días, los jinetes permanecieron unidos. Pasaban la noche en hoteles escogidos para el efecto en poblaciones señaladas para la ruta. Davy Douglas fue el primero en abandonar la competencia, víctima de "mareo del caballo" que le provocaron náuseas y malestar general. 

Cuando los primeros jinetes llegaron a Siux City, Iowa, tres iban peleando la punta. Middleton, jinete proveniente de Chadron cruzó en el trasbordador primero y fue rodeado por un grupo de agraciadas muchachas que le entregaron un ramo de flores y le arrancaron pelos a la crin y cola del caballo para conservarlos como recuerdo. Después llegaron Pete Steven (Kansas) y Joe Gillespie. 

Pero el mejor caballo de Middleton quedó fuera de carrera con un tendón lastimado, por lo que se fue quedando rezagado. Dos días después, John Berry (Chadron) que pesaba 185 libras y por lo tanto era el más pesado de todos, para aligerar la marcha, amarró las riendas de uno a la silla del otro y para descansar a sus caballos se bajaba durante tramos. Así pudo estar en la delantera del grupo, pero comenzaron las fuertes lluvias continuas durante cuatro días sobre los jinetes.

Al llegar a Iowa Falls estaba nuevamente adelante Gillespie y Pete Stevan muy cerca. Pero al final, fue John Berry el triunfador de la histórica carrera, llegando a la meta, en Chicago, el 27 de Junio con fuerzas apenas para sostenerse en la silla.

Además de Berry, otros cuatro jinetes lograron terminar la carrera. Gillespie, Middleton, Smith (Dakota del Sur) y Albright (Chadron), aunque éste fue descalificado luego de descubrirse que había subido a sus caballos a la plataforma de un tren de carga cuando faltaban 70 millas. 

Así termina esta historia de "La Carrera de Caballos Más Grande del mundo".

Antes de poner fin a este magnífico relato debo indicar que según me informa el amigo Carlos Tam (un viejo compañero egresado como yo de ese maravilloso Gran Unidad Escolar Melitón Carvajal, de Lince,  y que radica desde hace varios años en Estados Unidos), en las montañas de Colorado se encuentra la tumba del gran Buffalo Bill y allí también hay tiendas de souvenirs con artículos del viejo Oeste y un pequeño museo con fotografías, ropas que usaba y todo lo relacionado a implementos del caballo.

Juan José Esquerre Pasco

Noticias Relacionadas