Sugerencias
COLUMNAS PERIODÍSTICAS

RUFFIAN EXTRAORDINARIA POTRANCA CON TRISTE FINAL


RUFFIAN EXTRAORDINARIA  POTRANCA CON TRISTE FINAL

La extraordina Ruffian

Ruffian fue una de las más extraordinarias yeguas norteamericanas que, al igual que Barbaro, tuvo un trágico final que conmovió a toda la afición hípica mundial y que incluso su historia fue llevada a la cinematografía y se publicaron varios libros en torno a su admirable campaña. La afamada Revista Blood Horse la consideró como una de los mejores ejemplares del siglo XX.

Sus criadores y propietarios fueron Stuart y Bárbara Janney. Nació el 17 de abril de 1972 en Claiborne Farm, Paris, Kentucky. Stuart había sido jinete de steeplechase ganando como amateur importantes pruebas de esta disciplina. Bárbar Janner era hija de uno de los más prestigiosos criadores de Estados Unidos.

Ruffian descendía de Reviewer, un hijo del extraordinario Bold Ruller, con muy buena campaña en las pistas hasta antes de ser retirado por lesión. Su madre Shenanigans, era hija de Native Dancer otro magnífico padrillo.

Con esas corrientes de sangre, lógicamente tendría que salir algo bueno. Y Ruffian fue una fuera de serie, impresionando desde el primer momento en que comenzó a cumplir sus primeros correteos en el amansamiento y posteriormente en sus primeros aprontes para salir a hacer su debut.

Su entrenador fue Frank Whiteley y tuvo como jinetes a Jacinto Vásquez y Vince Bracciale. La yegua fue puesta bajo el cuidado del mozo de cuadras, Minnor Massey, y los jinetes que la montaban por las mañanas de aprontes eran Squeaky Truesdale, Jackie Peacock y Ric Martin.

Su primer trabajo en Belmont Park lo cumplió con la monta de Yates Kennedy quien quedó maravillado por la facilidad y el poco esfuerzo que había hecho para cubrir el ejercicio de 600 metros que lo terminó en 35”4/5. Lo mismo le ocurrió a Jacinto Vásquez cuando por primera vez la montó.

Ruffian debutó en Belmont Park el 22 de Mayo de 1974 en los 1200 metros del Maiden Special y fue todo un espectáculo, ganando de punta a punta, por 15 cuerpos y marcando record para la distancia. Fue tan impresionante su debut, que más tarde la llamarían "la más grande carrera hecha por un caballo debutante".

Con gran facilidad y marcando nuevos records fueron sus otros nueve triunfos, incluyendo la triple corona para las potrancas. Llegó a imponerse incluso con problemas en un casco y con muchos dolores.

Durante su campaña, como 2 años ganó cinco carreras. A los 3 años también obtuvo 5 triunfos cayendo únicamente en su última presentación cuando se enfrentó en match con Foolish Pleasure, la carrera soñada que se convirtió en una pesadilla nacional.

En cada nueva presentación, causaba admiración por la forma como se desenvolvía y la facilidad con las que ganaba, pero cuando iba a enfrentar a los machos, incluyendo al entonces imbatible Foolish Pleasure se le detectó que tenía una fisura en la rodilla de su pata derecha, por lo que fue puesta en descanso obligado por ocho semanas.

A fines de Enero, Frank Whiteley viajó a San Francisco para recibir el Premio Eclipse concedido a Ruffian como Mejor Potranca de Dos Años.

Como 3 años su campaña seguía impresionando. Ganó la triple corona para yeguas imponiéndose en el Accorn Stakes, el Mother Goose Stakes y el Coaching Club American Oaks en forma fácil y registrando tiempos impresionantes, jugando prácticamente con sus rivales.

En sus 10 carreras disputadas hasta ese momento, Ruffian no sólo estaba invicta, sino que ganaba de un extremo a otro y con toda comodidad. Había igualado dos records de pista, y se había hecho con ocho records de stakes.

Mientras tanto la NYRA tenía planes de hacer una "Carrera de Campeones" a finales del mes de Junio de 1975, trayendo a todos los ganadores de los Clásicos Americanos, como Foolish Pleasure, Master Derby, Avatar y un cuarto que lógicamente sería Ruffian. Sin embargo, los propietarios de Master Derby y Avatar desistieron. Y entonces la prueba se pactó en match entre Foolis Pleasure y Ruffian para el 6 de Julio en Belomt Park sobre 2000 metros.

Para Jacinto Vásquez fue todo un dilema decidirse por quien optar. Con Foolish Pleasure había ganado su primer Derby de Kentucky, pero finalmente escogió a la valiente potranca.

La prueba lógicamente concitó la expectativa a nivel mundial. Ruffian con Jacinto Vásquez en su silla. Foolish Pleasure con Braulio Baeza encima. La tarde del 6 de Julio de 1975. Belmont Park ardía. Más de 50 mil espectadores y 20 millones de audiencia televisiva.

Ruffian partió veloz en la delantera y Foolish Pleasure cerca. Tras unos metros disputados, Ruffian galopaba junto al potro. Llegados a la recta final, Ruffian lentamente se colocó medio cuerpo por delante de Foolish Pleasure, y fue entonces cuando la carrera soñada se convirtió en una pesadilla nacional.

Jacinto Vasquez escuchó un pequeño estallido, como si la potranca hubiera tropezado con algo. Y fue ahí cuando ambos huesos sesamoideos en su pata delantera derecha se rompió. Vásquez trató desesperadamente de pararla, pero la yegua no se detenía. Siguió corriendo, pulverizando sus huesos sesamoideos, pudiéndose ver el hueso y con desgarros en sus ligamentos.

Fue una verdadera tragedia. Los aficionados no podían creer lo que veían. Corrían de un lado a otro, tratando de ayudar, de hacer algo. Y por más que la ciencia médica luchó por recuperar a la extraordinaria yegua, nada se pudo hacer y se le aplicó la eutanasia porque Ruffian, tras una operación que duró 3 horas, trataba de levantarse causándose aún más daño.

Fue un fin trágico. De llanto. De dolor. Uno de los mayores desastres de la historia de las carreras. El fin de una yegua que en opinión del propio Lucien Laurin, el entrenador de Secretariat, pudo ser mejor que aquel y según Leroy Jolley, el entrenador de Foolish Pleausure, era difícil que su caballo hubiera ganado a la yegua.

Póstumamente se le concedió a Ruffian el Premio Eclipse al ser considerada la Mejor Potranca de 3 Años el año 1975 y un año más tarde fue elevada al Saló de la Fama. Los restos de Ruffian están enterrados en el hipódromo de Belmont Park, New York, con su cabeza mirando a la línea de meta para toda la eternidad.


Impresionante victoria de Ruffian en el Acorn Stakes en 1975



The Great Match 1975. Última carrera de la campeona


Juan José Esquerre Pasco


Noticias Relacionadas