Sugerencias
COLUMNAS PERIODÍSTICAS

LA ACTRIZ MEXICANA MARÍA FÉLIX Y SU RELACIÓN CON LOS CABALLOS


LA ACTRIZ MEXICANA MARÍA FÉLIX  Y SU RELACIÓN CON LOS CABALLOS

María Felíx en una foto para el recuerdo

¿Quién de las personas que peinan canas no habrá visto o escuchado sobre la vida artística de la mexicana María Félix? Sus películas fueron muy taquilleras y obtuvieron una serie de premios. Pero estoy seguro que muy pocos conocen su historia como propietaria de caballos de carrera y su gran inclinación por las carreras. A lo largo de su vida estuvo fuertemente vinculada a los caballos e incluso fue conocida como “La Reina de los hipódromos”. Vestía de forma extravagante y con llamativas joyas. Los caballos de su stud tenían nombres mexicanos como: Zapata, Pancho Villa, Nonoalco, Doña Bárbara, Doña Diabla, María Bonita, Río Escondido, Chingo, Verga, etc. 


Tenía dos studs cuyos nombres eran Doña Bárbara y María Bonita con casaquillas que se identificaban por tener colores rosa mexicano y gris. Ella misma se encargaba de supervisar todo lo relacionado al entrenamiento y demás detalles de sus caballos que llegaron a competir y ganar importantes clásicos en Francia, derrotando incluso a ejemplares de las más destacadas cuadras incluyendo a los del Aly Khan quien fuera considerado durante más de dos décadas una de las más grandes personalidades del turf y el cual tuvo entre las más famosas mujeres que compartieron su vida sentimental a las luminarias de cine Gene Tierney y Rita Hayworth con la que llegó a casarse. 
Confieso que desconocía por completo esta parte de la vida de la famosa artista mexicana ligada a los caballos. Fue mi amigo Eder Tejada, hincha número uno de mi columna, quien me la hizo saber dándome algunos datos relacionados con esta - para mí desconocida- actividad hípica de María Félix. Pero de inmediato me puse a investigar para escribir esta nota que hoy pongo a disposición de mis seguidores quienes seguramente también se sorprenderán al leerla.
Cuando era pequeña, con su hermano Pablo se iban a montar y realizaban a galope tendido la acrobacia conocida como “parada india”, que consistía en cambiarse de montura en pleno galope. 


Su nombre completo era María de los Ángeles Félix Güereña. Nació en Álamos, Sonora, México, el 4 de mayo de 1914 pero fue más conocida como María Félix o como “La Doña” o “María Bonita”. Fue una de las figuras femeninas más importantes de la llamada Época de Oro del cine mexicano. Se la considera una de las actrices más bellas de su tiempo y un mito erótico del cine de habla hispana. Compartió elenco con varios de los grandes galanes del cine latinoamericano de la época, y también protagonizó producciones internacionales, de directores como Jean Renoir y Luis Buñuel, al lado de estrellas como Rossano Brazzi, Vittorio Gassman, Jean Gabin, Yves Montand, Gérard Philipe y Jack Palance. 
Junto a Pedro Infante, Jorge Negrete, Pedro Armendáriz y Dolores del Río, vino a representar a las máximas figuras del cine latinoamericano de las décadas de 1940 y 1950.
Su fama llegó con el tiempo, protagonizando su primera película a los 29 años, y en casi todas, estaban presente los caballos. 
En el campo del turf, llegó a estar tan arraigada que ganó varios premios con la cuadra de caballos que Alex Berger, su marido, puso a su nombre y que tenía 87 caballos, siendo una de las más importantes de Francia. Ganó como propietaria los Derbys de Irlanda y de Francia y su caballo favorito se llamó Nonoalco.
Algunos de los premios que ganó fueron el Gran Derby francés del Jockey Club con su caballo Caracolero. El Gran Derby de Irlanda en Dublín con su caballo Malacate. En el Steeplechase de París ganó con el caballo Verga. El Prix Round Point con Nonoalco, uno de sus caballos favoritos que se lesionó y tuvo que retirarse. En ese tiempo de recuperación, se encargó ella de que el caballo volviera a ser el de antes, poniéndole a punto y más tarde lo vendió por más de 3.000.000 de dólares de los años 70.

Maria Felix

Hacía fuertes apuestas a sus caballos en las carreras. Los asistentes se quedaban asombrados con su llegada a los hipódromos. Era una mujer que vestía de forma peculiar, muy personal y lo hacía concienzudamente para acudir a las carreras. El hipódromo de Longchamp en París, se encontraba justo al lado de su apartamento en la capital francesa. Ciudad que adoraba. También visitaba con muchísima frecuencia y durante muchos años España e Italia. 

Maria Felix
Su trayectoria cinematográfica comprendió 47 películas que fueron realizadas entre México, España, Francia, Italia y Argentina. 
Muy joven aún, en 1931, aceptó en matrimonio a Enrique Álvarez Alatorre, un vendedor de la firma de cosméticos Max Factor, con quien procreó, en 1934, a su único hijo, el también actor Enrique Álvarez Félix, ya fallecido. Finalmente, acabaría divorciándose. Luego se casaría con Agustín Lara en 1945 pero dos años después también de divorciaría. En 1952 se casó con el actor Jorge Negrete quien fallece al año de su enlace. Su cuarto matrimonio (1956-1974), fue con el banquero francés de origen rumano Alexander Berger. María conoció a Berger en la década de 1940, pero en ese momento ambos estaban casados. Años después se reencontraron. María permaneció casada 18 años con Berger. Con él intentó de nuevo convertirse en madre, pero un accidente durante la filmación de una de las películas en 1957, provocó que María perdiera el hijo que esperaba. 
Berger falleció en 1974 como consecuencia de un cáncer pulmonar, tan solo meses después de la muerte de la madre de María, lo que la sumió en una profunda depresión, de la que decidió salir triunfante para dedicarse a una nueva pasión: los caballos. Algunos de sus ejemplares llegaron a ganar importantes premios hípicos internacionales. María conservó su cuadra durante 11 años. 


María Félix murió mientras dormía, el 8 de abril de 2002. Su cuerpo fue transportado de su residencia de la Colonia Polanco en la Ciudad de México al Palacio de Bellas Artes. El cortejo fúnebre fue flanqueado por una escolta de motociclistas y gente del pueblo que la acompañó a su paso por las diferentes calles por donde desfiló hasta llegar a su destino. El féretro en Bellas Artes permaneció durante 22 horas; de este sitio, partió el cortejo fúnebre hacia la Asociación Nacional de Actores en donde se le rindió tributo en el Teatro Jorge Negrete. De este lugar partió el cortejo fúnebre hacia el Panteón Francés donde reposan sus restos al lado de su hijo Enrique Álvarez Félix y de sus padres.

Maria Felix


Juan José Esquerre Pasco

Noticias Relacionadas