Sugerencias
COLUMNAS PERIODÍSTICAS

EL HIPÓDROMO DE SANTA BEATRIZ Y SU IMPORTANTE ROL EN LA AVIACIÓN


EL HIPÓDROMO DE SANTA BEATRIZ Y SU IMPORTANTE ROL EN LA AVIACIÓN

Juan Bielovucic Cavalier en uno de sus vuelos desde el hipódromo de Santa Beatriz.

El hipódromo de Santa Beatriz no solo fue escenario de las maravillosas carreras de caballos que se programaron desde su inauguración el año 1903 hasta la inauguración del nuevo coso de San Felipe en diciembre de 1938, sino que también fue escenario de un importante rol en la historia de nuestra aviación.
En efecto, fue aquí en los terrenos Santa Beatriz donde el 15 de enero de 1911 el joven aviador peruano Juan Bielovucic Cavalier instaló su campo de vuelo para realizar su hazaña de pilotear la pequeña nave bautizada como Voisin, hecho que pasó a formar parte de la historia ya que por primera vez un avión surcaba los cielos peruanos y era uno de los primeros países sudamericanos en tener este privilegio.
Juan Bielovucic Cavalier fue un aviador peruano, pioneros de la aviación mundial. Nació en Lima en la calle de las Nazarenas el 30 de julio de 1889, siendo sus padres Don Juan Miguel Bielovucic y Adriana Cavalié Le Bihan. De muy niño viajó a Europa y fue educado en Francia donde estudió en el Liceo Jeanson de Sally, destacando como buen alumno y deportista. Obtuvo el grado de Bachiller en Letras y Filosofía.

Juan Bielovucic

Juan Bielovucic


En 1908 estudió pilotaje en la escuela de los hermanos Voisin en Reims, consiguiendo su brevete en el Aeroclub de Francia con el Nro. 87. Fue el tercer peruano que consiguió este logro en este famoso Aeroclub. El primero fue Jorge Chávez con el Nro. 33 y el segundo Roberto Martinet con el Nro. 78.
En Enero de 1910 retorna al Perú a bordo del vapor Ucayali, trayendo su avión Voisin con el que realizaría una serie de vuelos ya como miembro de la Liga Nacional Pro – Avión. 
Bielovucic instaló su campo de vuelo en el Hipódromo de Santa Beatriz, armó su avión “Voisin” y después de realizar pruebas finales en tierra estuvo listo para alzar vuelo. Así, el 15 de enero en el Hipódromo de Santa Beatriz ante un grupo de invitados entre los que se encontraba el Presidente Augusto B. Leguía y Ministros de Estado y siendo las 11:51 a.m. alzó vuelo en su pequeña nave y se suspendió en el aire. La escena generó gran emoción entre el público asistente y aunque el vuelo solo duró un minuto y alcanzó una altura de 40 metros, pasó a formar parte de la historia ya que por primera vez un avión surcaba los cielos peruanos y era uno de los primeros países sudamericanos en tener este privilegio.
Otros de sus vuelos lo realizaría en un improvisado aeródromo en la antigua Yutera de la familia Piedra entre Chiclayo y Monsefú. La experiencia, breve, resultó inolvidable para todos los presentes.

Al iniciarse la I Guerra Mundial, Bielovucic no podía ser ajeno al llamado de su segunda patria, Francia, y se alistó para participar en ella, piloteando diversas aeronaves con las cuales cumple misiones de observación y de localización de puntos estratégicos del enemigo. Su destacada participación en la guerra le valió ser condecorado con la “La Legión Francesa”, “Gran Cruz de Aviación” de Francia, la Gran Cruz de Guerra Belga, la Orden del Rey Leopoldo I, la Orden de la Corona de Italia entre otras. Al término de la guerra se licencia de la aviación militar y se dedica a la aviación civil.

Juan Bielovucic

Preparándose para el cruce de los Alpes en un Hanriot.


Retornó al Perú en marzo de 1930 y el gobierno lo ascendió a Teniente Comandante de Reserva Aeronáutica. Luego poco después, por motivos personales Bielovucic vuelve a Europa, en donde lo sorprende la Segunda Guerra Mundial y otra vez se enrola en la Aviación militar. En esta oportunidad su labor la ejerce como instructor, forjando jóvenes alumnos pilotos militares. Al término de la conflagración se dedicó a los negocios y actividades relacionadas con la aviación.
Como pionero de nuestra aviación, fue llamado nuevamente al Perú el año 1947. Se le otorgó brevete honorífico de aviador militar y se le efectivizó el grado que ostentaba, desempeñando puestos en el Cuerpo Aeronáutico del Perú hasta que pasó al retiro.
El año 1948 luego de más de 40 años dedicados a la aviación la salud de Bielovucic, estando en París, sufre una seria afección a consecuencia de un ataque cerebral y es internado en el Hospital de Chaillot, falleciendo el 14 de enero de 1949. Sus restos fueron depositados en la iglesia de Saint Pierre de Neully en París en donde un batallón de paracaidistas del ejército francés rindió los honores de reglamento al ilustre aviador desaparecido, Comandante de la Aviación Francesa y Pionero de la Aviación Peruana.


Juan José Esquerre Pasco

Noticias Relacionadas