Sugerencias
COLUMNAS PERIODÍSTICAS

TITANIC, CRAGANOUR Y TRAVIESO UNA HISTORIA PARA DESTACAR (PARTE 2)


TITANIC, CRAGANOUR Y TRAVIESO UNA HISTORIA PARA DESTACAR (Parte 2)


Continuamos con la segunda parte de esta gran nota escrita por Jota Jota Esquerre. La primera parte la puedes leer aquí.

El desarrollo del Derby de Epsom disputado el año de 1913

El desarrollo del Derby de Epsom disputado el año de 1913


Perdóneme don Jota, como es eso que finalmente. Y dónde queda Travieso el ganador del Derby del 31 en Santa Beatriz.

Discúlpeme mi amigo. Usé el término finalmente por decir que la historia de los hermanos Ismay, el mayor Loder y el Derby de Epsom del año 1913 se había terminado. Ahora, claro está, falta la parte de Travieso y que se relaciona con nuestra hípica. 

Ahora si viene la parte de Travieso y su Derby  ganado en año de 1931.

Déjeme decirle primero que después del distanciamiento de Craganour en el Derby de Epsom, Bowyer Ismay quedó totalmente abatido.  Su gran sueño se había desvanecido y decidió vender a su crack con la única condición de que quien lo compre no lo hiciera correr más y solo lo dedicara a la reproducción.

Bajo esas condiciones lo adquirió el turfman argentino Miguel Alfredo Martínez de Hoz que acababa de fundar el haras Chapadmalal. Este en su juventud había pasado varios años en Europa realizando estudios en Inglaterra, Francia y Alemania. Se propuso implantar en su país los sistemas y métodos más avanzados respecto a la crianza del pura sangre de carrera que había observado en el viejo mundo.

Al igual que su hermano, Eduardo, había heredado de su padre grandes extensiones de terreno. Entonces decide fundar su haras sobre las 12,500 hectáreas que le correspondió como herencia. Su hermano, en cambio, forma lo que llamó Estancia Santa Isabel con una extensión de 13 mil hectáreas.

Chapadmalal se convirtió en poco tiempo en uno de los más famosos criaderos en Argentina gracias a la afición y entusiasmo de su propietario que no escatimaba ningún esfuerzo  por contar con los mejores padrillos y yeguas de cría. De ahí salieron verdaderos campeones que supieron ganar en pistas argentinas y europeas, especialmente en Inglaterra.

Miguel Alfredo Martínez de Hoz jugó papel importantísimo en el engrandecimiento de la hípica de su país llegando incluso a ejercer la presidencia del Jockey Club de Buenos Aires en tres períodos. En su memoria, uno de los clásicos de mayor prestigio, lleva su nombre.

Pues bien, Craganour se instaló como padrillo estrella en el haras y su desempeño como semental fue muy bueno.

Ahí también estuvo como reproductor el magnífico Botafogo  considerado como el mejor hijo de Old Man y que en 1917 logró ganar la cuádruple corona (Polla, Jockey Club, Gran Premio y Pellegrini). Había nacido en el haras El Moro y en la pista fue sensacional, convirtiéndose en uno de los caballos más populares de ese país. Después de una gran campaña, en la que solo perdió una vez, fue retirado de las pistas, adquiriéndolo en elevadísima suma Miguel Alfredo Martínez de Hoz para su haras. Sin embargo, murió prematuramente dejando tan solo tres generaciones sin que ninguno de sus hijos destacara.

 

Don Jota, guardando las distancias, se puede decir que Chapadmalal fue en Argentina lo que el recordado haras Chillón representó para el Perú. 

Efectivamente se puede hacer esa comparación, aunque en la Argentina fueron muchos los haras que alcanzaron una gran fama. Pero mejor volvamos a la historia que nos interesa.

Por esos años, la hípica peruana estaba en pleno auge. Crecía la afición y el interés de los propietarios por contar con los mejores caballos, especialmente para la fiesta del Primer Centenario de nuestra Independencia.

El entonces Jockey Club de Lima que regía las actividades hípicas, jugó un papel importante en estas fiestas y la Reunión de Gala del 30 de julio de 1921 está considerada como uno de los acontecimientos más brillantes de los anales de nuestro turf.  Ganador de la prueba resultó el caballo Marcial con los colores del stud Porte Bonheur de propiedad del doctor Manuel Quimper quien tuvo que recurrir a su crack que estaba adolorido descansando en el haras, tras fracasar con los caballos Fantasio y Giacomo que había importado especialmente con miras a correr la gran prueba.

También otros propietarios llegaron a adquirir ejemplares del extranjero para correr tan importante clásico. Entre ellos, don augusto B. Leguía que trajo de Inglaterra al caballo Alliance, un buen ganador, para enfrentarlo a Marcial. No obstante, por su fuerte genio no pudo actuar en Santa Beatriz y decidió entonces enviarlo al haras La Molina de propiedad de su hijo José Leguía Swayne para aprovechar sus valiosas corrientes de sangre.

Poco antes, los señores Luis F. Brignole y Santiago F. Bedoya habían adquirido de Argentina a dos hijas del gran Craganour – el ganador distanciado del Derby de Epsom – que habían nacido en el  haras Chapadmalal. Las yeguas llamadas Glad Eyes y Firewood corrieron por el stud Inca y llegaron a ganar algunas pruebas clásicas. Al terminar sus campañas en las pistas, fueron llevadas al haras como yeguas madres.

De la “unión” de Alliance con Glad Eyes nació el tan mentado Travieso que como hemos señalado fue el ganador del Derby Nacional del año 1931 disputado en Santa Beatriz. Con la casaquilla del stud Teresita, bajo la preparación de Santiago Ferrando y la monta de Juan Orellana derrotó por un cuerpo a Flor de amor y Adu. Para Orellana fue su cuarto Derby pues antes lo había ganado con Pekin (1913), Céfiro (21) y Primorosa (27).

Tanto Travieso como su padre Alliance tienen sus interesantes anécdotas.

Como padrillo, Alliance había demostrado transmitir sus excelentes corrientes de sangre a sus hijos. Entre sus descendientes figuraban varios ganadores clásicos, entre ellos Aramis que también ganó el Derby de 1928.

Don Augusto B. Leguía, como sabemos, dio un impulso tremendo a la hípica peruana, especialmente cuando llegó a la Presidencia del Perú. Pero en agosto del 30 se produce el movimiento revolucionario de Arequipa que puso término a su gobierno y con ello la inmediata dispersión de sus caballos.

El notable Alliance fue comprado por un panadero de Huacho, pagando un irrisorio precio para jalar la carreta que le servía para llevar sus panes. El maestro Roberto Álvarez Calderón (ROBALCA) nos cuenta en su excelente libro sobre los Cien Años del Derby Nacional que “Alliance no pasó tremenda humillación pues haciendo gala de su fuerte genio se encabritó, sufriendo una caída que lo desnucó”.

Muchos otros de los caballos de Leguía también fueron vendidos y empleados en otras faenas. Felizmente que el buen Santiago Ferrando logró salvar del desastre de La Molina a Travieso, Edu y el Hombre de la Calle, los tres hijos de Alliance, que adquiere para fundar el stud Teresita, llamado así en honor de su hija mayor. En 1931 esta ecurie alcanza gran importancia ganando el Derby con Travieso además de muchas otras pruebas clásicas.

Sin embargo, las medidas que se adoptaron contra los partidarios de Leguía, obligaron a Ferrando salir del país a comienzos del año 32. Con sus tres caballos viaja a Venezuela, donde Travieso actúa en tres temporadas, alcanzando 10 triunfos. Luego pasó a la reproducción dando hijos ganadores.

 

Razón tenía Ud  don Jota al señalar que existía mucha relación entre el Titanic, Craganour y Travieso. 

Claro que si. Pero en honor a la verdad habría que mencionar que hubo un caballo llamado Titanic que corrió en el hipódromo de Monterrico en la década del 60. Enfrentó a muy buenos corredores  como Parsing, Pepe Pillo, Charro y Chocotito, entre otros. No fue gran cosa en la pista pero alcanzó a obtener la victoria en el clásico Asociación de Criadores en noviembre del 62. Fue éste un hijo de Talma y Beverly que corrió con los colores del stud Colorín de propiedad del señor Eduardo Turatti.

Se me estaba olvidando algo importante con respecto al famoso Derby de Epsom de 1913. Con la llegada del nuevo milenio, el Racing Post, boletín oficial de los turfistas, publicó las cien carreras más destacadas del siglo XX. El número uno del ranking se le concede precisamente a la prueba ganada por Craganour que luego fue distanciado.

Espero mis amigos que hayan disfrutado leyendo esta preciosa historia, como yo lo hice al escribirla para entregársela a ustedes.


Juan José Esquerre Pasco

Noticias Relacionadas